Entrevista a Natalia Salvia y Javier Martínez, asesores laborales y especialistas en nómina

Interview

«Cuando trabajas en Rosclar sientes que formas parte de una empresa con valores humanos y que la opinión de todos es importante a la hora de tomar decisiones»

 

Natalia Salvia y Javier Martínez son las nuevas incorporaciones al equipo humano de Rosclar y ahora que ya han pasado unos meses nos gustaría saber cómo han sido estos meses de adaptación en un contexto postpandemia.

Nos gustaría mucho saber cómo fue tu primer día y qué sensaciones tuviste

N: ALUCINÉ. Me habían hablado mucho sobre las personas que forman parte de Rosclar y la forma en que se trabaja aquí, pero superó sin duda todas mis expectativas.

J: La verdad es que desde el primer momento me sentí como en casa, querido, valorado y a gusto, noté un ambiente muy sano y cercano. En mis inicios estuve apoyando al equipo de implementación y ahora estoy en uno de los equipos de producción “the Winners”.

¿Cómo es un día normal y corriente en la oficina?

N: ¡Creo que no hay dos días iguales! Por suerte o por desgracia, en nuestro trabajo tenemos puntas de trabajo y días de todos los colores. Pero por norma general, todos los días empiezan con un email de los jefes de equipo distribuyendo el trabajo entre los miembros del equipo y haciendo seguimientos de los clientes pendientes del día anterior.

El objetivo de nuestro día a día es atender al cliente y acompañarlo en todas sus tareas o requerimientos relacionados con el mundo de las relaciones laborales. Es muy gratificante poder formar parte de una forma u otra de tantos tipos distintos de empresa.

J: Una mejora continua, tenemos procesos muy concretos y marcados en el tiempo, pero siempre intento aportar mi experiencia para mejorar algún proceso o proponer algún cambio al cliente. Me gusta empatizar con las personas para saber qué y cómo les podemos ayudar a conseguir objetivos comunes. Soy muy organizado e intento adelantarme a todo, pero cada día es diferente y siempre surge alguna situación retadora, ¡me encanta!

Ahora que ya se han superado los momentos más duros de la pandemia a nivel laboral, ¿habéis vuelto a la normalidad (relación con los clientes, carga de trabajo, manera de trabajar…)?

N: La carga de trabajo ha bajado bastante en relación a lo que “vivimos” durante la pandemia, ya que la cantidad de normativa y la incertidumbre de esa situación no ayudaron a sobrellevar la avalancha de ERTES que vivimos.

J: Todavía hay muchísimas empresas afectadas por la nueva situación, hay sectores muy castigados y otros que han disminuido mucho su actividad, por nuestra parte tratamos de ayudar en todo lo posible.

N: La forma de trabajar sí que ha cambiado, ya que ahora teletrabajamos entre dos y tres días a la semana, pero también nos ha proporcionado nuevas herramientas y métodos de comunicación que nos hemos dado cuenta que nos facilitan mucho nuestro día a día y que incluso nos permiten están más unidos a nuestros compañeros.

Parece que poco a poco la cosa se va normalizando y los clientes también van estabilizando su situación.

J: Exacto, como dice Natalia, hemos avanzado en la comunicación, ahora hay muchos más canales por lo que es fácil mantenerse cercano al cliente.

¿Cómo es el trabajo en equipo en Producción 2? ¿Cuál es vuestra labor?

N: ¿Os acordáis del Barça de Guardiola? ¿El touch the ball, pass the ball con una coreografía perfecta de todos los jugadores en el campo?

Pues igual. Nosotros somos 9 en vez de 11, y cada uno de nosotros tenemos un rol, una cartera asignada, pero trabajamos todos para el

mismo objetivo: que el cliente tenga cubiertas sus necesidades

mensuales en cuanto a nómina y todo lo relacionado con mundo de las relaciones laborales. Y lo mismo pasa respecto con el resto de departamentos, con los que trabajamos en consonancia y coordinación: Seguridad Social y Legal.

J: Exacto, en el equipo tenemos muy buena relación, compartimos dudas, conocimientos y experiencias, coordinamos con otros departamentos para la gestión recurrente de tareas o para algún proyecto en concreto.

Tres cosas que has aprendido gracias al último año

J: Me siento bien cuando hay situaciones de cambio y me gusta estar aprendiendo constantemente. En este tiempo he aprendido muchas cosas pero podría destacar las siguientes:

El método de trabajo, que es multidisciplinar. En un mismo proceso pueden intervenir varios departamentos y me gusta la eficiencia y la buena coordinación que hay. También destaco las herramientas de trabajo, he aprendido a utilizar nuevas aplicaciones de gestión y herramientas de revisión.

Y finalmente, la participación de proyectos con el cliente, que permite conocer mejor sus necesidades y poder participar en algún proceso de RRHH.

N: Entré en Rosclar a principios de Febrero de este año, pero siento que en tan solo 9 meses mi vida ha cambiado 100%.

He aprendido que no se puede tener miedo al cambio, que algo desconocido asusta mucho, pero no se puede vivir la vida con miedo.

Un cambio de trabajo, en plena pandemia, puede salir mal, sí. Pero ¿y si sale bien? También me he dado cuenta que el aprendizaje y la formación nunca terminaN: En cualquier nivel, en cualquier profesión, de cualquier persona y en toda situación nunca dejamos de aprender. Y la mejor forma de hacerlo es siendo humilde y empapándote de toda la gente de tu alrededor, participando en proyectos y situaciones retadoras.

Y por supuesto, también he aprendido a utilizar nuevos programas y a trabajar con nuevos procesos y criterios, pero sobre todo, nuevas formas de organización, seguimiento y distribución del trabajo diario.

¿Qué es lo que más valoras de tu actual trabajo?

J: Sin duda la relación con los compañeros y el ambiente de trabajo.

En Rosclar hay muy buenos profesionales y excelentes personas, es fácil compartir conocimientos y experiencias, y la organización de trabajo permite constantemente que nos ayudemos unos a otros.

Por otro lado, también valoro mucho lo que se invierte en tecnología y mejora de procesos, se automatizan muchos procesos recurrentes lo que permite aportar valor en muchos aspectos, cuando se entrega un proyecto o procesos el cliente demuestra estar satisfecho.

N: Trabajo segura de mí misma, sintiéndome acompañada por unos grandes profesionales, formando parte de un equipo muy preparado y muy valorada profesionalmente. Es una empresa muy transparente, en la que se habla y se comunica todo. Sientes que formas parte de una empresa con unos valores humanos muy importantes y en que la opinión de todos es importante a la hora de tomar decisiones.

Las herramientas que se han desarrollado internamente son alucinantes, y nos permiten hacer un trabajo pulcro y con el mínimo error, garantizando unos entregables de calidad y siempre adaptados y personalizados al cliente.

¿Encuentras muchas diferencias con tu antiguo trabajo? ¿Cuáles destacarías?

J: La verdad es que sí, existen muchas diferencias respecto con mis anteriores experiencias profesionales, sobre todo con la última: Formaba parte del departamento de RRHH en una gran consultora multinacional y destacaría la buena relación interna, relación cercana y profesional con el cliente, el método de trabajo, procesos estándares y automáticos, colaboración entre compañeros, coordinación con otros departamentos y una excelente organización.

N: Cuando entré a trabajar en Rosclar, mi familia, que siempre ha vivido y trabajado en el campo, me hicieron la misma pregunta. Y se lo traté de explicar buscando un ejemplo fácil para ellos: “Tú puedes labrar un campo con un burro y un arado, a 40 grados en pleno verano, o puedes hacerlo con un tractor de última generación y con aire acondicionado.

Trabajar en Rosclar es “labrar un campo con un tractor de última generación y con aire acondicionado”, ya que tienes las herramientas y sistemas que facilitan tu trabajo día a día, garantizando una calidad excepcional, al mismo tiempo que te sientes cómodo, arropado y acompañado.

Ir arriba